Doctora : Flora De la Barra MacDonald
Departamento de : Psiquiatría
Especialidad : Psiquiatría Infantil y del Adolescente
Teléfono : 610 8000

Pregunta: Cuando se toman tranquilizantes, ¿se puede tomar alcohol?
Pregunta respondida en Noviembre de 2003
El alcohol y los tranquilizantes comparten efectos sedativos. En ese sentido, pertenecen a un mismo grupo de sustancias. Ambos por separado, en dosis muy bajas, producen escasa perturbación de las funciones cognitivas y del desempeño de actividades de la vida diaria.

Sin embargo, estas perturbaciones son cada vez mayores a medida que aumenta la dosis. Si se juntan el alcohol y cualquiera de los tranquilizantes, se alteran todas estas funciones, por lo cual DEBE EVITARSE ESTA COMBINACIÓN, aún en dosis bajas.

El alcohol altera la capacidad oxidativa, proceso mediante el cual son metabolizados la mayoría de los tranquilizantes. Además, se altera la unión de estas sustancias a los receptores cerebrales. Se produce efecto aditivo de los componente sedativos, que afecta la habilidad para manejar vehículos y todas las actividades prácticas e intelectuales de la vida.

Estos efectos son más pronunciados aún en personas de la tercera edad.

A niveles de consumo más alto o de abuso, la combinación de alcohol y tranquilizantes agrava el riesgo de muerte por intoxicación, de dependencia cruzada y de síndrome de privación al suspender bruscamente el consumo.