Preguntas al doctor


Rinosinusitis MAS COMUN DE LO QUE SE CREE  
Frecuente en los meses de invierno, esta enfermedad más conocida como sinusitis puede durar meses o años si no se trata en forma correcta con la ayuda de un otorrinolaringólogo. No pierda más tiempo y contrólela ya.  
Con la colaboración de la Dra. Gloria Ribalta L.
Departamento de Otorrinolaringología
Artículo publicado en la revista Vivir Más en Mayo de 2009
 

¿Tiene dolor en la cara? ¿Siente su nariz tapada? ¿Le duele la cabeza y tiene los ojos hinchados? ¿Se siente congestionado? ¿Su resfrío o crisis alérgica ha sido extremadamente larga y severa? Ponga mucha atención porque puede estar frente a una rinosinusitis; una patología que debe ser controlada de inmediato para que no se convierta en algo más grave.

“La rinosinusitis este es el término correcto es la enfermedad infecciosa más prevalente en el mundo y empeora cuando se vive en ciudades contaminadas como Santiago”, comenta la otorrinolaringóloga de CLC, Gloria Ribalta. Se estima que en Chile más de un millón de personas sufren esta patología cada año, lo que la convierte en uno de los problemas de salud más comunes de nuestro país. A esta cifra hay que sumarle una gran cantidad de casos que no se diagnostican, ya que muchas veces los síntomas se confunden con los de un resfrío o una alergia.

La rinosinusitis es una infección de la nariz y de las cavidades perinasales que la rodean. Las cavidades perinasales son espacios de aire en el cráneo (por detrás de la frente, las mejillas y los ojos) que están recubiertos con membrana mucosa. Cuando están sanos, están abiertos y no contienen bacterias ni otros organismos (son estériles), lo que permite que las secreciones drenen y que el aire circule. Pero cuando se inflaman, se bloquean con las secreciones y pueden llegar a infectarse. Los factores que ayudan a que un cuadro viral se convierta en una rinosinusitis son todos aquellos que alteran el movimiento normal de limpieza de secreciones que hacen los cilios respiratorios (pelos microscópicos que barren las mucosidades que se producen). Algunos de estos factores son el frío, la contaminación, el humo y el cigarro. Estos paralizan los cilios y las secreciones quedan detenidas facilitando el desarrollo de bacterias. “Para prevenir la rinosinusistis, lo más recomendable es tener un tratamiento adecuado de los resfríos y en las personas alérgicas, un tratamiento
apropiado de rinitis alérgica. Y, por supuesto, los fumadores deben dejar de fumar”, señala la doctora Ribalta.

Lo más común es que esta enfermedad sea precedida por un resfrío, una crisis de alergia o una irritación nasal por contaminantes ambientales. Sin embargo, y a diferencia de esas patologías, la rinosinusitis bacteriana requiere de un diagnóstico médico y de un tratamiento con antibióticos para curar la infección y evitar complicaciones. “Los pacientes con rinosinusitis generalmente consultan por síntomas como dolor facial, dolor de cabeza, obstrucción nasal, secreción purulenta anterior o retronasal, pérdida del olfato (parcial o total), halitosis, dolor dental, tos nocturna (especialmente en los niños) y/o dolor de oídos. Es muy importante saber que las personas con rinitis alérgica, los fumadores y quienes están constantemente en ambientes climatizados (con aire acondicionado) tienen una mayor predisposición de sufrir esta enfermedad”, señala la especialista.

¿AGUDA O CRONICA?
“La primera vez que tuve sinusitis fue cuando estaba embarazada y la verdad es que desde ese momento, cada vez que me resfrío, termino con lo mismo. Siento una congestión que viene desde adentro y cada vez que me agacho me duelen los pómulos, los ojos y la nariz. Aunque me suene todo el rato y aunque pueda respirar bien, igual me siento congestionada. Esta sensación también la tengo con los cambios de temperatura, por ejemplo en las tiendas con un aire acondicionado muy frío o en los aviones. La verdad es que la sinusitis es algo que está siempre presente en mi vida”, cuenta Luz María.

La evaluación de una posible rinosinusitis la debe hacer un otorrino, quien hace un examen nasal con un endoscopio que permite ver desde dónde está drenando el pus. Si para el especialista queda claro, se indica un tratamiento inmediato al paciente. Si hay alguna duda, o bien se trata de una rinosinusitis crónica, se hace un scanner de las cavidades perinasales sin contraste. “Dentro del diagnóstico, la información más importante no es el examen de laboratorio ni el estudio radiológico. Sí el criterio clínico, buscar la sintomatología”.

La rinosinusitis puede darse en adultos o niños y, como se indicó anteriormente, puede ser crónica o aguda. La aguda es la que lleva menos de un mes y presenta los típicos dolores de cabeza, contorno de ojos y frente. También hay una descarga posterior (se traga mucosidad) y rinorrea purulenta (se suena mucosidad verde o amarilla). La rinosinusitis crónica es la que lleva más de 12 semanas y en la que predomina la descarga posterior y la tos productiva. “Con un tratamiento adecuado, la rinosinusitis aguda tiene una resolución completa; esto quiere decir que la persona se mejora totalmente. Sin embargo, esto no implica que frente a otro cuadro viral no se pueda presentar nuevamente. En ese caso se debe hacer un nuevo tratamiento. En la rinosinusitis crónica, el tratamiento médico alivia los síntomas parcialmente pero persisten secreciones infectadas en las cavidades perinasales y se puede terminar en una cirugía endoscópica”, señala.

Cuando las rinosinusitis no han sido bien tratadas se pueden presentar complicaciones. Estas van desde la ocular, con inflamación del párpado, su enrojecimiento o celulitis orbitaria hasta la pérdida de visión. “Los casos extremos pueden llevar a complicaciones como meningitis y abscesos
cerebrales. Afortunadamente esto no se da mucho”, concluye la doctora.



PREVENCION
La mejor manera de evitar la rinosinusitis es tratando adecuadamente los resfríos y las crisis alérgicas. Sin embargo, hay otros factores que también pueden ayudar:

• Vacunarse anualmente contra la influenza.
• Lavarse las manos frecuentemente.
• Comer mucha fruta y vegetales, ya que refuerzan el sistema inmunológico y ayudan a resistir infecciones.
• Evitar exponerse al humo del tabaco y a la contaminación ambiental.
• Utilizar un humidificador para incrementar la humedad en la nariz y en las áreas sinusales.
• Beber bastante líquido para aumentar la humedad en el cuerpo.
• Reducir el estrés.

RINOSINUSITIS EN NIÑOS
En los menores, la rinosinusitis se presenta de una forma muy variable. Los síntomas se traslapan con los de la alergia, con la obstrucción nasal y con otros procesos menos obvios.

En los niños con sinusitis crónica, la tos es la queja más habitual y la fiebre es menos frecuente. El diagnóstico es más difícil porque es raro que los menores se quejen de dolor de cabeza. Normalmente en estos casos la sospecha se da si llevan más de 10 días con mucosidad amarillo verdosa, descarga posterior, tos productiva y respiración bucal.