Preguntas al doctor


Adolescentes con pánico escénico  
Manos sudorosas, tartamudeo e incluso estallido en risas son los síntomas que acompañan el terror a hablar en público. Estos temores, típicos de la etapa adolescente, se pueden manejar con un adecuado tratamiento.
 
Con la colaboración de la Dra. Flora De la Barra M.
Departamento de Psiquiatría
Artículo publicado en la revista Vivir Más en Julio de 2008
 

La angustia que produce hablar en público no sólo es propia de los adultos. Los adolescentes también la pueden padecer. Y el efecto de esta sensación es tan severo que les impide pronunciar palabra cuando les toca disertar ante sus compañeros o plantear sus ideas y comentarios durante una actividad grupal.

La doctora Flora de la Barra, psiquiatra infanto-juvenil de CLC explica que, en general, durante la adolescencia los trastornos de angustia se dan en mayor medida entre las mujeres, por lo que se debe poner especial atención en el comportamiento de las jóvenes. “Durante la niñez, prácticamente no hay diferencias entre ambos sexos. Pero a partir de la pubertad se acentúan los trastornos ansiosos en las mujeres, sobre todo la angustia social. Una posible explicación estaría en las diferencias hormonales entre ambos géneros”, dice la psiquiatra.

La doctora hace una diferencia entre los síntomas físicos y los mentales de esta fobia. Los físicos son el tartamudeo, nervios extremos, taquicardias, sudor de manos, ponerse rojo, opresión en el pecho y dificultades para respirar.

Entre los síntomas mentales están los pensamientos nocivos como el miedo a equivocarse, el temor a provocar risa en los otros, el terror a quedarse sin voz e, incluso, a reírse. “Tanto los síntomas físicos como los cognitivos deben ser tratados”, dice. Estos temores suelen ser fáciles de solucionar y el tratamiento depende de la intensidad y el tiempo que lleva el problema, según la doctora. “Por lo general, el terror a hablar en público se puede tratar al hacer un diagnóstico completo. Hay que explorar si es un temor aislado o si hay otros problemas que influyen en la vida del adolescente, como una depresión o un carácter extremadamente tímido e inhibido”.

Luego de que el médico hace el diagnóstico, le puede enseñar al adolescente técnicas específicas para controlar sus temores. “Se trata de prácticas para controlar la angustia, relajarse, tener pensamientos positivos para enfrentar las situaciones y practicar hablar en público ejercitando frente a otra persona o ante el terapeuta”, cuenta la psiquiatra.

Y agrega que, en algunos casos, la terapia de grupo es muy recomendable, ya que se desarrolla en un ambiente protegido en el que el joven practica la conversación ante otras personas. El terapeuta puede recomendar una terapia de grupo en CLC. “Además, para combatir el terror a hablar en público suelen ser muy efectivos los talleres de teatro –que generalmente existen en la mayoría de los colegios– y las actividades extraprogramáticas deportivas, sobre todo las grupales”, dice la doctora. Agrega que, si bien las técnicas descritas son efectivas para vencer esta fobia, hay casos en que el paciente sufre cuadros de depresión u otros problemas asociados y el psiquiatra debe recomendar el uso de medicamentos.