síntesis, una operación que ayuda pero que puede traer consecuencias
psicológicas, en las cuales la familia tiene un rol clave para paliarlas.">

Preguntas al doctor


Histerectomía: Cuando hay que sacar el útero  
Por lo general, se trata de una "última opción". Una solución que para algunas mujeres significa un alivio, pero para otras, una pérdida. Es, en
síntesis, una operación que ayuda pero que puede traer consecuencias
psicológicas, en las cuales la familia tiene un rol clave para paliarlas.
 
Con la colaboración del Dr. Daniel Sfeir M.
Departamento de Obstetricia y Ginecología
Artículo publicado en la revista Vivir Más en Junio de 2006
 
Accesos directos
  ¿Por qué yo?  
  ¿Y qué pasa después de la operación?  


LA HISTERECTOMÍA -o extirpación del útero- es la operación más frecuente en ginecología, después de la cesárea. En Chile, una de cada cinco mujeres se ha sometido a esta operación, mientras que en Estados Unidos la cifra asciende a una de cada tres norteamericanas.

  ¿Por qué yo?

En los casos más graves -y en aquellos que no han respondido a otros tratamientos-, la histerectomía puede ser la opción más indicada para poner fin a las distintas condiciones que afectan al útero. Las más comunes son:

1 Fibromas uterinos (miomas). Son tumores benignos -no cancerososque
crecen en el músculo del útero. Por lo general, los fibromas no presentan
síntomas, no requieren tratamiento y normalmente se encogen después de la menopausia.

Sin embargo, en algunas ocasiones pueden causar importantes sangrados o dolor. También se operan cuando su tamaño excede lo normal y, a causa de ello, comprimen los órganos vecinos.

2 Endometriosis. Ocurre cuando el endometrio -el revestimiento interior
del útero- comienza a crecer fuera de él y sobre órganos adyacentes. Esta
condición puede causar periodos menstruales dolorosos, sangrado vaginal anormal y, algunas veces, pérdida de la fertilidad.

3 Prolapso del útero. En estos casos, el útero se desplaza de su lugar normal hacia la vagina, debido al debilitamiento y ensanchamiento de los ligamentos y tejidos pélvicos. Los partos, la obesidad y la pérdida de estrógeno después de la menopausia pueden contribuir a la aparición de este problema.

4 Hemorragia uterina anormal. Consiste en un sangrado irregular, abundante o excesivo, que proviene del útero. Puede ser causada por fibromas
o por cambios hormonales. También puede deberse a infecciones uterinas o a un
cáncer.

5 Dolor pélvico. Puede tener múltiples causas. La irritación de los
órganos pélvicos, que produce adherencias o cicatrices, es la más común. Ello puede deberse a una endometriosis, infección o lesión.

6 Cáncer.

  ¿Y qué pasa después de la operación?

1 Efectos físicos: Los periodos menstruales se acaban, y la mujer ya no
puede quedar embarazada. Los ovarios siguen produciendo óvulos que, al no ser fertilizados, se absorben en el abdomen.

2 Efectos emocionales: Pueden ser muchos y de índole muy variada.
Todo depende de la persona. "A algunas mujeres les puede gatillar una depresión, mientras que otras lo ven como la liberación de un gran problema. A unas pocas, la operación les es indiferente", cuenta el doctor Daniel Sfeir.

Ocasionalmente, la mujer siente que ha perdido valor como tal y/o atractivo sexual -que se asocia con la pérdida de la fertilidad-. También puede disminuir la autoestima, y surgir una sensación de haber "perdido algo".

3 La sexualidad: En términos físicos y técnicos no hay ningún desmedro.
"Por el contrario, la ausencia de dolor y de sangrado para siempre se traducen
en una mayor disponibilidad para la sexualidad. No obstante, en lo emocional,
las respuestas son de lo más variadas y paradojales", explica el doctor.

4 La familia: Es fundamental para el éxito de la operación y recuperación de la paciente. "Es muy importante que las personas más cercanas a
quien se va a someter a una histerectomía le ayuden a ver que la operación es la cura para su enfermedad. Y luego de ésta, es fundamental que la acompañen y apoyen en la recuperación de su calidad de vida e intimidad", señala el doctor Sfeir.

El 65% de las histerectomías se realizan por vía abdominal, el 25% por vía vaginal y sólo el 10% por vía laparoscópica.