Radiología

Mamografía

  ¿Qué es la mamografía?

Es una radiografía de las mamas que, a diferencia de las más comunes, usa muy bajas dosis de radiación y es un examen sencillo, rápido e inocuo.

  ¿Cómo se realiza?

Una tecnóloga entrenada toma una placa de frente y perfil de cada mama, para lo cual debe comprimirlas un par de segundos, pues es la única forma de obtener una imagen nítida.

En ciertos casos especiales estas proyecciones básicas deben ser complementadas con algunas placas adicionales a solicitud del radiólogo que interpretará el examen.

Esto no significa necesariamente que exista algo sospechoso, si no que hay alguna zona en particular que debe quedar mejor demostrada y así sacar el máximo provecho al examen.

  ¿Es dolorosa?

La gran mayoría de las pacientes refiere un mínimo desagrado, perfectamente tolerable durante los segundos que dura la compresión de la mama.

Existe un grupo minoritario de mujeres que acusan algún grado de dolor y que desgraciadamente ha contribuido a crear el mito de que es un examen doloroso, lo que asusta a muchas mujeres.

Para disminuir posibles molestias es recomendable efectuar el examen una vez terminada la regla.

  ¿Quiénes deben realizarse una mamografía?

1. Preventivamente toda mujer mayor de 40 años que no tenga molestias y que desee incorporarse a un programa de pesquisa precoz de cáncer de mama con mamografía anual, en acuerdo con su ginecólogo.

2. Toda mujer en la que aparece alguna anormalidad detectada por el médico o  la propia paciente como son: nódulo palpable, secreción por un pezón, dolor  localizado.

3. Las mujeres con antecedentes familiares de cáncer de mama u otro factor de  riesgo deberán planificar sus controles con su médico tratante.

4. Algunas sociedades científicas internacionales han sugerido efectuar una mamografía basal a los 35 años, para luego continuar a los 40.

  ¿En qué se basa su utilidad?

Aún no se ha encontrado la forma de prevenir el cáncer de mama, pero sí está demostrado que la mamografía disminuye la mortalidad por esta enfermedad, gracias a que posibilita el diagnóstico de una lesión maligna cuando es lo suficientemente pequeña como para permitir su curación y tratamientos menos invasivos.

Su eficacia depende de que los controles se efectúen cada año en forma regular desde los 40 años de edad.

Existen algunas limitaciones en el diagnóstico inherentes al examen y que hacen que un porcentaje bajo de ellos no pueda ser detectado por este método, pero permite encontrar cánceres "in situ" (encapsulados) o tumores de menos de un centímetro cuando no han dado metástasis, y que son los que tienen un buen pronóstico.

Es importante aportar cada vez los exámenes anteriores para su comparación.

  ¿Es posible reemplazar la mamografía por la ecografía?

La ecografía o ultrasonido mamario es un examen complementario en aquellas mujeres con alguna alteración en la mamografía o que tienen mamas densas que pueden ocultar algún nódulo pequeño.

Este solo examen no descarta la posibilidad de un cáncer, porque si bien pueden verse nódulos, no siempre es posible demostrar la presencia de microcalcificaciones o distorsiones del tejido que se ven en la mamografía y que son tan importantes como los nódulos.

Es especialmente importante que sepa que la mayoría de estos estudios demuestran hallazgos benignos.

Horario de atención:
lunes a viernes de 8:00 a 20:00 horas
y sábado de 9:00 a 13:00 horas