Endoscopía Digestiva alta

La endoscopía digestiva alta (panendoscopía o gastroscopía) es un procedimiento de diagnóstico que consiste en explorar el esófago, estómago y duodeno, mediante un tubo flexible que lleva una pequeña cámara de video en su extremo.

Es un examen invasivo, no doloroso y levemente molesto. Por este motivo se efectúa bajo una sedación intravenosa con un medicamento hipnótico, agregando a veces un antiespasmódico para disminuir la actividad motora del aparato digestivo. Se anestesia la faringe con un aerosol local y se coloca una pieza bucal entre los dientes, para impedir que el paciente muerda el endoscopio.

Este procedimiento demora en promedio unos 10 minutos en su ejecución propiamente tal y se indica en situaciones en que el médico sospecha que hay alguna lesión que afecte a los órganos mencionados.
 

El endoscopio tiene un canal de trabajo que permite introducir pinzas para efectuar tomas de muestra de tejidos para estudio histológico (biopsias), búsqueda de infección gástrica por una bacteria (Helicobacter pylori), e incluso permite hacer algunos tratamientos, como coagular vasos sangrantes, ligaduras de várices esofágicas y extirpación de pólipos, entre otros.

En general, la recuperación del paciente post examen es satisfactoria y el índice de complicaciones es muy bajo. En Clínica Las Condes, este examen es realizado en un pabellón dotado de instrumental endoscópico de última generación en el mundo, bajo monitorización permanente del paciente, y con personal médico y asistentes de endoscopía altamente calificados.

Equipo médico

Gastroenterología
Dr. Raúl Acuña Meza
Dr. Javier Brahm Barril
Dra. Claudia Defilippi Guerra
Dra. Carolina Figueroa
Dr. Fernando Fluxá García
Dr. Gonzalo Gallo Barrientos
Dr. Ricardo Latorre Martín
Dr. Jaime Lubascher Correa
Dr. Pablo Muñoz Dimitrov
Dr. Rodrigo Quera Pino
Dr. Samuel Sabah Telias
Dr. Roberto Segovia Melero
Dr. Guillermo Silva Peralta