Los quistes renales son la lesión más frecuente de encontrar en exámenes de imágenes radiológicas. Cuando estos quistes son “simples”, no revisten riesgo de malignidad y en general sólo se observan en el tiempo.

Característicamente, son una lesión redondeada de paredes delgadas y contenido homogéneo, pueden ser únicos o múltiples, de variados tamaños y no producen, en general, un deterioro de la función renal.

 

Estos tienen indicación de ser tratados sólo cuando por su tamaño y ubicación producen dolor o molestias que impiden realizar una vida normal.

El tratamiento es quirúrgico y consiste en la extirpación de la lesión por vía laparoscópica.

 

Cuando se detectan lesiones quísticas complejas, es decir, quistes con tabiques, calcificaciones, engrosamiento de sus paredes o contenido heterogéneo, se deben estudiar dirigidamente con un escáner para caracterizarlos.

Estos quistes complejos se clasifican en grados Bosniak del 1 al 4. La importancia de esta clasificación radica en que cuanto más compleja es la lesión quística, más posibilidades de ser un cáncer de variedad quística. Los quistes complejos Bosniak 3 y/o 4, tienen indicación de extirparse quirúrgicamente.

Equipo médico

Urología Adultos
Dr. Eduardo Alvarez Araya
Dr. José Miguel Campero
Dr. Humberto Chiang Miranda
Dr. Luis Fernando Coz Cañas
Dr. Alfredo Hinrichs Roselló
Dr. Cristián Palma Ceppi
Dr. Christian Ramos Garay
Dr. Rodolfo Rosenfeld Villarreal
Dr. Gustavo Salgado Brocal
Dr. Ricardo Susaeta Cantín
Dr. Raúl Valdevenito
Dr. Norman Zambrano Aravena