Los pólipos endometriales corresponden a lesiones focales del revestimiento interno del útero (endometrio) que crecen hacia la cavidad uterina. Pueden alcanzar un tamaño variable, desde milímetros a centímetros y ser únicos o múltiples.

Los pólipos pueden ser asintomáticos, pero también pueden presentarse como menstruaciones prolongadas, abundantes, sangrado entre menstruaciones (spotting), sangrado en la post menopausia, infertilidad y, ocasionalmente, dolor menstrual.

Las menstruaciones irregulares, el uso de fármacos como tamoxifeno, la obesidad y la presencia de pólipos endocervicales son factores de riesgo para desarrollar pólipos endometriales.


  Dentro de los exámenes de estudio, se encuentran:

Ecografía ginecológica

Histero-sonografía: Consiste en una ecografía ginecológica en la cual, a través de un catéter colocado en el interior del útero, se introduce una solución salina a la cavidad uterina, permitiendo visualizar el interior del útero e identificar anormalidades.

Histero-salpingografía: Consiste en la visualización indirecta de la cavidad uterina y las trompas de Falopio, mediante una radiografía pelviana. Requiere la inyección de un medio de contraste radio-opaco al interior de la cavidad uterina.

Histeroscopía diagnóstica: Consiste en la visualización directa de la cavidad uterina utilizando una cámara con magnificación. El procedimiento se realiza por vía vaginal, bajo sedación o anestesia general.

El tratamiento de los pólipos endometriales es quirúrgico, extirpándolo (polipectomía) mediante histeroscopía quirúrgica. En ésta se utilizan pequeños instrumentos, mediante los cuales se secciona el pólipo a partir de su base o pedículo, utilizando tijeras o energía eléctrica.

Es fundamental realizar el estudio biópsico del pólipo, ya que el 1% de los casos puede corresponder a un cáncer de endometrio.

En pacientes infértiles se recomienda su extracción, ya que se ha evidenciado que su extirpación aumenta las probabilidades de embarazo. En el caso de las pacientes que requieren tratamientos de fertilización asistida, se recomienda su extirpación, ya que la presencia del pólipo se asocia a un mayor riesgo de pérdida reproductiva.

Los pólipos endometriales pueden volver a aparecer, por lo cual en ocasiones se necesita repetir el tratamiento quirúrgico.

  Equipo médico

Dr. Emilio Fernández Ossadey
Dr. Carlos Fernández Ossadey
Dr. Gonzalo Duque Arredondo
Dr. Jaime Albornoz Valdé