Las enfermedades más frecuentes que llevan a insuficiencia renal crónica avanzada son
¿Cuáles son los riesgos de un trasplante de riñón?
Medicamentos
El donante
Trasplantes combinados
Estadísticas y porcentaje de sobrevida
¿Por qué elegir Clínica Las Condes?
Equipo médico

El trasplante de riñón consiste en la implantación de un riñón de donante vivo o cadáver a un sujeto con insuficiencia renal avanzada, generalmente en el periodo de tiempo en que el sujeto está sometido a diálisis.

  Las enfermedades más frecuentes que llevan a insuficiencia renal crónica avanzada son:

Hipertensión arterial crónica
Diabetes mellitus tipo 1 ó 2
Glomerulonefritis crónica
Enfermedades genéticas (riñones poliquísticos, enfermedad de Alport)
Malformaciones de las vías urinarias congénitas o adquiridas

La operación de implante de un riñón dura aproximadamente 3 horas. Consiste en la colocación del riñón sano en la cavidad abdominal, por fuera del peritoneo, uniendo la circulación del nuevo riñón a la arteria y vena de la fosa ilíaca derecha o izquierda del receptor. El uréter nuevo se comunica con la vejiga del receptor. El paciente queda con 3 riñones: los dos propios que no funcionan y el trasplantado.

  ¿Cuáles son los riesgos de un trasplante de riñón?

Los riesgos de un trasplante de riñón son los mismos inherentes a un acto operatorio de complejidad mediana: accidentes anestésicos, paro cardio respiratorio, infecciones, reintervenciones, dolor.

En general la función renal es normal desde los primeros días; excepcionalmente puede demorar 2 o más semanas. En una minoría de casos –menos del 1%- la función renal no se normaliza y el paciente debe seguir en diálisis.

Los receptores de trasplante pueden reasumir su vida laboral uno o dos meses post trasplante, se independizan de la diálisis, y permanecen en controles mensuales por tiempo indefinido.

El post operatorio inmediato se hace en la Clínica por un periodo de 6 a 15 días, según la evolución. Posteriormente, la persona hace una vida normal, con restricción en el régimen (en general con poca sal), se evita el sobrepeso, no puede fumar y debe tener una actividad física normal.

Incluso, se da la posibilidad de gestaciones en trasplantes de más de 1 año y sin complicaciones.

  Medicamentos

Los medicamentos específicos del trasplante se llaman inmunosupresores. Todos ellos frenan la respuesta de rechazo del órgano trasplantado.

Algunos son productos biológicos denominados anticuerpos que anulan los linfocitos de rechazo, mientras que otros son productos químicos, que inhiben funcionalmente a los linfocitos. Estos últimos se toman de por vida.

  El donante

La opción de trasplantar a partir de un donante vivo se da cuando el paciente candidato a trasplante tiene un familiar consanguíneo o relacionado emocionalmente que es sano, compatible, y acepta los riesgos de una operación de extracción de un riñón. No debe existir ningún tipo de recompensa material por la donación.

La lista de espera es para los pacientes que no tienen donante vivo y esperan por un riñón de una persona fallecida.

Por lo general, ingresa a la lista de espera de un injerto renal aquel paciente menor de 65 años, con insuficiencia renal crónica avanzada, que se somete a exámenes de competencia de otros órganos (pulmón, corazón, hígado), que no tiene infecciones activas ni cáncer intratable, que está mental y emocionalmente sano, y que acepta ser trasplantado.

Los exámenes que debe realizarse el posible donante para ver si efectivamente es compatible con el paciente son generales y lo que hacen es asegurar que el donante es compatible de sangre, no tiene diabetes ni hipertensión, tiene imágenes radiológicas que muestran dos riñones sanos, tiene test de función renal normal, su examen cardiológico y pulmonar es normal, y no tiene infecciones intratables ni cáncer.

Además, es mayor de edad, psíquicamente apto para expresar consentimiento y no está determinando su decisión por coerción ni comercio.

  Trasplantes combinados

Hígado y riñón se trasplantan juntos en enfermedades que afectan severamente ambos órganos, como por ejemplo, enfermedad hepática difusa severa, daño renal secundario a drogas, hepatopatía u otras. También, en casos de enfermedad hepática y renal poliquística.

Páncreas y riñón se trasplantan combinados en casos de Diabetes Mellitus por déficit de insulina que ha complicado la función renal después de más o menos 20 años de diabetes mal controlada.

  Estadísticas y porcentaje de sobrevida

Riñón con función normal a 1 año 95%
Riñón con función normal a 5 años 85%
Riñón con función normal a 10 años 60%
Riñón con función normal a 20 años 20 – 30%

  ¿Por qué elegir Clínica Las Condes?

Clínica Las Condes tiene un programa multiorgánico –trasplante de riñón, hígado, páncreas, intestino, pulmón, corazón- de alta eficiencia y con disposición de todos los recursos para que el procedimiento sea seguro y con buenos resultados.

Comparado con otros programas de trasplante, la diferencia está en un servicio sin interrupciones en el tiempo, dado por especialistas formados y con experiencia, con recursos diagnósticos de laboratorio y patología completos.

Sobrevida de injertos renales en pacientes tratados en Clínica Las Condes: 8 años después del implante, el 83% de los injertos están funcionando

bax + tg

  Equipo médico

Cirujanos
Dr. Erwin Buckel
Dr. Mario Ferrario
Dr. Jorge Aguiló


   Dra. Viola Piola Soto
   Dr. Francisco Cano Schuffeneger